Aparkam celebra el talento artístico de personas con párkinson en el Concurso Convidarte Navidad 2023

En la Asociación Párkinson Aparkam, reconocemos que el arte y la creatividad son herramientas poderosas para el bienestar de las personas con párkinson. Más allá de ser una expresión artística, estas formas de expresión se convierten en un refugio, una vía de escape y una terapia en sí mismas. El proceso creativo permite a nuestros usuarios explorar nuevas facetas de sí mismos, fortalecer habilidades cognitivas y motoras, y encontrar una voz única dentro de la experiencia de la enfermedad.

En Aparkam, valoramos profundamente el talento de nuestros usuarios, y por eso fomentamos iniciativas que no sólo les brindan un espacio para compartir sus creaciones, sino que también les empoderan a través del arte, la cultura y la creatividad como medios para la superación personal.

Por todo ello, cada año realizamos el concurso Convidarte, en el que participan activamente nuestros usuarios. En esta ocasión, Amparo Hernández Lamata ha sido galardonada como la Ganadora del concurso Convidarte Navidad 2023 en la categoría de ilustración navideña, mientras que María Rosario Alonso Díaz ha sido la Ganadora del concurso Convidarte Navidad 2023 en la categoría de mensaje navideño. ¡Enhorabuena a las dos por sus contribuciones y gracias por compartir vuestro talento con Aparkam!

También queremos extender nuestras felicitaciones y gratitud a todos y cada uno de los participantes del concurso Convidarte Navidad 2023. En la categoría de mensaje navideño, queremos destacar a todos ellos:

Amparo Hernández, M.A Luz Torrijos, Jose Juan Camara, M.A. Lourdes del Caz, Inocencia Parra, Nora Vera, Martin Yelmo, Juan José Escobar, Isabel Jareño, Soledad Serrano, Enrique de la Vara, Luis Fernández López, Alejandro Guerrero, Angel Nistal, Efrén Jiménez, Gregorio Niño Vivo, Avelina Fernández, Ana Francisca López, Emilio Rodríguez, Julia Sánchez, Gloria Leal, Juan Herranz, Alfonso Nuzzi, Amadeo López, Francisco Anson, Francisco del Rey, Ramón Turo, Germán García, Cándido Sánchez, Luis López, Alejandro Rodríguez, Teodoro Cuesta, Luis Arranz, Fátima, Luis Marugan, Julián Moreno, Pedro Culebras, Jacinta, Antonio Rodríguez, Félix Ruiz, Rufino del Monte, Agustín, Rosa María, Charo Alonso, Araceli, José Cuevas, M.A.Teresa Lobo, M.A. Ángeles Benito, Tomás Fernández, José Mancebo, José Manuel Hernández, Juan Félix, Justo Montero, Blanca M., y Emilio Simón.

En la categoría de ilustración navideña, queremos reconocer el trabajo y esfuerzo de todos los participantes: Ramón Turo, Juan Herranz, M.A. José de Diego, Amparo Hernández, Gloria Leal, Manuel Palomo, José Manuel Hernández, Manuel Rubio y Emilio Simón. Apreciamos vuestro compromiso y dedicación para hacer del Convidarte un espacio lleno de arte, inspiración y unión entre nuestros miembros. ¡Gracias por compartir!

Día de ocio e inspiración en La Granja de San Ildefonso

El pasado 14 de noviembre fue un día inolvidable para los socios y las socias de la Asociación Párkinson Aparkam, quienes se sumergieron en la majestuosidad histórica de La Granja de San Ildefonso. Esta excursión fue mucho más que un paseo; fue un viaje a través del tiempo, explorando el imponente Palacio Real con una visita guiada que les permitió adentrarse en la riqueza histórica y estética del lugar.

La Granja de San Ildefonso, situada en la provincia de Segovia, es conocida por su imponente Palacio Real. Construido durante los siglos XVII y XVIII, este palacio fue la residencia de verano de los monarcas españoles durante siglos. Con sus exuberantes jardines y una arquitectura impresionante, el Palacio Real de La Granja es un testimonio de la opulencia y el esplendor de la realeza española.

La excursión organizada por Aparkam no sólo ofreció una experiencia cultural única, sino que también destacó la importancia del ocio y el apoyo emocional en la vida de aquellos afectados por el Párkinson y sus familias. Ofrecer este tipo de salidas va más allá de la simple recreación; proporciona momentos de inspiración, distracción y conexión social, elementos cruciales para mejorar la calidad de vida de quienes viven con esta condición.

Aparkam se dedica a brindar apoyo integral a las personas con Párkinson, sus familias, cuidadores y allegados. Ofrece terapias profesionales, una red de apoyo emocional y una variedad de actividades recreativas y de ocio que no sólo enriquecen sus vidas, sino que también les permiten integrar la enfermedad en su día a día.

La excursión a La Granja de San Ildefonso fue un claro ejemplo del compromiso de Aparkam para enriquecer la vida de quienes enfrentan el Párkinson, demostrando cómo el ocio y las experiencias culturales pueden ser poderosas herramientas para el bienestar y la felicidad de las personas.

«Un árbol por el Párkinson» deja huella en Alcorcón

El pasado martes 3 de octubre, el Parque de la República de Alcorcón se convirtió, un año más, en el escenario de un evento conmovedor y significativo: «Un árbol por el Párkinson». Esta iniciativa, organizada por la Asociación Párkinson Aparkam, tiene como objetivo la plantación de árboles que forman un gran Bosque del Párkinson, un símbolo de esperanza y solidaridad.

El evento comenzó con una introducción a cargo de Azucena Balandín, directora de Aparkam, y María José de Diego Sánchez, presidenta de la asociación, dirigida a más de 30 estudiantes de jardinería del Instituto Los Castillos de Alcorcón. Durante la introducción, se abordaron temas relacionados con la enfermedad del Párkinson, sus características y tratamientos. La directora presentó también a los jóvenes el propósito de la Asociación, que consiste en mejorar la calidad de vida de las familias afectadas por la enfermedad del Párkinson o parkinsonismos a través de una atención integral llevada a cabo en las sedes de Alcorcón y Leganés.

Miguel Ángel González García, Primer Teniente de la Alcaldesa de Alcorcón y Concejal de Agenda Urbana, Planificación, Desarrollo y Mantenimiento, dirigió unas palabras a los asistentes y a la asociación en señal de agradecimiento por la labor que ésta realiza en la ciudad.

Tras ello, María José de Diego Sánchez, presidenta de Aparkam, presentó el objetivo de «Un árbol por el Párkinson», agradeciendo la presencia de todos los asistentes y concienciando sobre la necesidad de tener espacios y oportunidades como ésta, y de contar con el apoyo de todos los presentes, para que la Asociación siga desarrollando su labor en beneficio de las personas que padecen la enfermedad y sus familiares.

En la plantación de árboles participaron varios de los socios y las socias de Aparkam, así como los alumnos/as de jardinería, Concejales y miembros del Ayuntamiento de Alcorcón, y la Alcaldesa de la ciudad, Dña. Candelaria Testa.

Entre todos, sumaron más árboles al Bosque del Párkinson, que ahora cuenta con más de 150 ejemplares plantados. Esta acción social, inclusiva y medioambiental deja una huella duradera en todos los participantes y en el entorno.

«Un árbol por el Párkinson» es un proyecto que refleja el espíritu de colaboración y solidaridad de la comunidad de Alcorcón y un recordatorio de la importancia de concienciar sobre la enfermedad del Párkinson y de ofrecer apoyo a quienes la enfrentan.

Intu Xanadú apoya la labor de Aparkam con una donación solidaria

Antes del parón por vacaciones, Intu Xanadú celebró su 20 aniversario con diversas actividades (música en directo, regalos, jardinería para principiantes…) abiertas y gratuitas para todos aquellos que quisieron acercarse a la celebración del aniversario. Este centro comercial de referencia en Madrid Sur quiso contar con la presencia de la Asociación Párkinson Aparkam en este día tan especial y, además, colaborar a mejorar la vida de los socios y socias destinando parte de su recaudación a la rehabilitación integral de personas con Párkinson.

Durante el día del aniversario de Intu Xanadú, los asistentes pudieron encontrar diversos puestos distribuidos por todo el centro comercial con multitud de actividades. En uno de estos stands, se vendían llaveros hechos de manera manual con crochet y forma de sandía. La venta de estos complementos tenía como fin recaudar dinero para destinarlo a una causa solidaria, la cual fue ayudar a mejorar la vida de los afectados y afectadas por la enfermedad de Párkinson.

En total, se recaudaron 508 euros que han ido destinados a la labor que desempeña Aparkam en los municipios tanto de Alcorcón como de Leganés. Gracias a esta aportación, se apoya económicamente a la rehabilitación integral terapéutica que ofrece la asociación. Ésta aparca fisioterapia, logopedia, musicoterapia, terapia ocupacional, estimulación cognitiva e hidroterapia. También al servicio de Atención a las Familias, que ofrece atención social y psicológica, así como un servicio de acompañamiento y atención a la dependencia.

El apoyo mutuo entre el centro comercial y la Asociación Párkison Aparkam lleva ya años reflejándose a través de diversas iniciativas, entre ellas, el Calendario Solidario de la asociación financiado por Intu Xanadú. La solidaridad, la integración de todas las personas y crear comunidad son valores compartidos por ambas entidades, a las cuales no solo las une estos principios. Además, comparten aniversario, ya que tanto Intu Xanadú como Aparkam celebran su 20 aniversario a lo largo de este año 2023.

Fundación La Caixa destina 21.210 euros a la Rehabilitación Integral en personas con Párkinson

El apoyo de entidades e instituciones públicas y privadas es parte fundamental para asegurar la sostenibilidad de los proyectos desarrollados desde las asociaciones. Por este motivo, Asociación Párkinson Aparkam se presentó antes del verano a la Convocatoria Comunidad de Madrid 2023, en el marco de las Convocatorias de Proyectos Sociales. Tras ser evaluada por el comité técnico y jurado territorial, los órganos de gobierno de la Fundación ”la Caixa” han aprobado destinar una partida económica para impulsar los proyectos impulsados desde Aparkam. 

Más en concreto, Fundación ”la Caixa” ha otorgado 21.210,00€ al programa de ‘Rehabilitación integral de las personas con Párkinson’. Gracias a esta ayuda, la Aparkam refuerza una de sus grandes líneas de trabajo, la atención multidisciplinar y global de la enfermedad, a través de un trabajo profesional e individualizado. Dentro de este servicio, se encuentra la estimulación cognitiva, la musicoterapia o la terapia ocupacional, entre otras muchas terapias.

La Fundación «La Caixa» tiene como misión promover el bienestar social y la mejora de la calidad de vida de las personas a través de una amplia gama de programas y proyectos, que van desde el área de mayores hasta – por ejemplo – la educación. Además, Fundación «La Caixa» trabaja incansablemente para apoyar a comunidades desfavorecidas, fomentar el acceso a la educación y la cultura, impulsar la investigación médica y científica, y contribuir al progreso de la sociedad en general.

Más de una década en Aparkam, contado por nuestra socia Rosario

“Aunque realmente empecé con temblores en el pie, lo que me hizo pensar que algo estaba pasando es que no era capaz de batir los huevos”, explica Rosario Aparicio, socia de Aparkam, sobre cómo fueron sus primeros indicios de la enfermedad de Párkinson. Para ella – de manera paulatina – las pequeñas rutinas se empezaron a convertir en un desafío. En un principio trató de continuar con su vida sin reparar mucho en ello, pero el día que pasó por quirófano para operarse el pie (por otra patología) la enfermedad despuntó definitivamente.

“Me operaron del pie y, antes de salir del hospital con el alta, ya me habían diagnosticado la enfermedad”, explica. Rosario llevaba tiempo con distintos síntomas (bloqueo en las manos, temblor en las piernas…) pero, según le explicaron, la operación hizo que el Párkinson detonara más rápidamente: “La médica me dijo que fue por la epidural. La enfermedad estaba presente, pero más quieta, y al pincharme en la columna se adelantó todo”.

Cuando le confirmaron el diagnóstico, Rosario tenía 60 años y desde ese primer momento decidió buscar apoyo en una asociación. Empezó a preguntar por diferentes opciones y, finalmente, fue el Ayuntamiento de Alcorcón quien le informó sobre la existencia de Aparkam. “Llevo inscrita más de 18 años, me obliga a mantenerme activa y me hace sentirme mejor”, cuenta. La socia, una de las personas que más tiempo lleva en la asociación, cuenta cómo “todo ha cambiado bastante, antes ni siquiera teníamos estos espacios, se ha ido a mucho mejor”.

Antes de la enfermedad, Rosario explica que era “una persona abierta”. Sin embargo, con el diagnóstico confirmado de Párkinson, poco a poco se fue retrayendo ya que no quería que la gente notara su enfermedad. “Me hizo cerrarme mucho, pero la asociación me ha ayudado a volver a sentirme más libre. Nos explican los síntomas y cómo tratar con ellos, algo que me ayuda mucho en el día a día”, narra la socia. 

La asociación, además de ayudar a lidiar con los síntomas, la impulsa en cosas tan sencillas como necesarias, como por ejemplo el hecho de salir de casa. “Si yo no estuviera aquí me pasaría todos los días encerrada”, comenta. Rosario aprovecha para apuntarse “a todo lo que hay” y así mantenerse ocupada: “Voy a todos los eventos: a las charlas de la neuróloga Lydia Vela, a las excursiones…”. Un impulso que le ha hecho mantenerse ligada a Aparkam durante muchos años.

De todas estas excursiones, la socia resalta una en especial: “Repetimos todos los años pero a mí me encanta la excursión al Espinar. Nos juntamos e incluso hacemos actividades como baile”. De hecho, el baile y la musicoterapia son dos de sus terapias favoritas en la asociación. En todos estos años, Rosario ha encontrado en Aparkam un aliciente para mantenerse activa, seguir disfrutando de la vida y lidiar con la enfermedad de Párkinson.

La Excursión a El Espinar pone el broche final a un mes de junio lleno de celebración

El pasado jueves 29 de junio la Asociación Párkinson Aparkam terminó el mes con una de sus excursiones más esperadas de todos los años: la del Espinar. Esta actividad es, para muchos de los socios y socias, una de sus favoritas ya que les permite reunirse en un bonito entorno para desarrollar actividades lúdicas. 

A esta excursión acudieron 40 personas, que pudieron disfrutar de actividades de todo tipo. El día comenzó de la mano de la nueva presidente de Aparkam, Pepa, quien ofreció a los allí presentes una clase de manualidades. Después, hubo un leve receso para picotear y comer algo. Tras este pequeño descanso, a continuación hubo juegos de mesa y un bingo muy participativo. 

Por último, el día finalizó con la entrega de Premios ConVidArte. Estos galardones premian el trabajo de diferentes socios y socias en distintas disciplinas artísticas. Los premiados de esta edición fueron: Ángel Luis Morales en escritura, Rufino Vázquez en fotografía y María José de Diego en dibujo. Asimismo, también se dieron premios del Torneo de Juegos de Mesa.

Con esta excursión al Espinar, finaliza un mes de junio cargado de eventos y actividades que han buscado celebrar el 20 aniversario de la asociación. El pasado 16 de junio se celebró “Juntos al mismo baile”, una actividad de baile al aire libre junto a arteFusion Leganés y el 23 de junio hubo fiesta en ambas sedes.

20 aniversario de Aparkam: el inicio de la asociación, contado por su socio fundador

Pedro Balandín (79 años) lleva más de veinte años conviviendo con la enfermedad de Párkinson. Antes de que se detectaran, tanto él como sus compañeros de trabajo, llevaban tiempo sospechando que algo ocurría porque “hacía cosas raras”. “Se me olvidaba todo, no recordaba bien qué había hecho antes y eso que siempre he tenido una gran memoria”, cuenta Pedro. Con estos síntomas y muchas dudas, finalmente el socio fundador de Aparkam acudió a su médico de cabecera y ella fue quien le dio el diagnóstico definitivo de la enfermedad.

“En un principio me lo tomé bien, pero tanto mi esposa – que siempre me animó durante el proceso – como yo pensábamos que tenía que ir a una asociación”, comenta Pedro. Aunque él vivía en Alcorcón, empezó a acudir a una asociación de Párkinson de Móstoles, hasta que un día un compañero de su misma localidad tuvo un problema físico que le impedía acudir hasta allí. “En ese momento, con 7 o 8 compañeros que también vivían en mi ciudad, pensamos en hacer una asociación en Alcorcón”, explica.

Fue en 2003 cuando Pedro Balandín fundó Asociación Párkinson Aparkam en Alcorcón, con el apoyo imprescindible tanto de sus familiares como de voluntarios colaboradores. “Mi mujer fue quien ‘me pinchó’ para que lo echase a andar, sin ella no lo habría llegado a hacer. También se ofrecieron voluntarios para echarlo a andar: mis hijos, hijos de otros socios, una compañera de mi mujer que estudiaba psicología…”, explica Pedro. En este primer año, y con la ayuda incondicional del concejal de salud en esos momentos, lograron la cesión de un espacio en el municipio y gracias al trabajo voluntario comenzaron las terapias.

Un año después, y con la asociación ya oficialmente constituida, los trabajadores dejaron de trabajar de manera gratuita y se profesionalizaron los recursos. “Empezamos con logopedia, psicología y otras terapias, pero a partir de entonces ofrecimos otras muchas más como hidroterapia o musicoterapia”, narra el socio fundador. La Asociación Párkinson Aparkam trabajó desde sus inicios por la calidad de vida de los afectados por la enfermedad de Párkinson, ofreciendo un apoyo mutuo que también contaba con los familiares y cuidadores de los afectados.

En 2006, y tras detectar las necesidades de los afectados por Párkinson del sur de Madrid, el equipo de Aparkam valoró la opción de abrir otra sede en el municipio anexo. “Había muchos socios y socias de Leganés, así que decidimos abrir allí otra sede y seguir ofreciendo nuestro apoyo a todos aquellos que lo necesitaban”, explica Pedro. Desde su fundación, Aparkam lleva 20 años luchando por los afectados de esta enfermedad crónica, cuya prevalencia se ha duplicado en los últimos años.

Aunque el Párkinson es una afección neurodegenerativa, las terapias hacen que los pacientes alivien y retrasen los síntomas de la enfermedad. En el vigésimo aniversario de la asociación, su socio fundador explica que “todos estos años me ha producido una satisfacción enorme poder ayudar a la gente dentro de nuestras posibilidades”. Para él, es clave y “toda una satisfacción sentir que eres útil todavía”, explica Pedro.

«Las dos caras del Párkinson», la enfermedad para los afectados y sus familiares

Cuando a Francisco Ansón y su mujer, María Esperanza Martínez, les dieron la noticia de que él padecía la enfermedad de Párkinson su preocupación se centró en lo mismo: su hija. “Lo primero que pensé fue en ella, pensé que vaya herencia le iba a dejar”, cuenta el socio de Aparkam desde hace más de cinco años. Aún así, tal y como explica su esposa, no era un miedo real ya que el origen de la enfermedad puede tener o no componentes genéticos y su hija no necesariamente se tiene que ver afectada en un futuro. Este lunes 15 de mayo se celebra el Día Internacional de la familia, y junto a Francisco y su mujer María hablamos de “Las dos caras del Párkinson”, o cómo afecta la enfermedad tanto al paciente como a sus familiares y cuidadores.

Francisco estaba a punto prejubilarse cuando le dieron la noticia del diagnóstico. “Hace ya más de 15 años desde ese día, fui al médico del seguro de mi trabajo y él fue quien me dio la noticia, al principio me hundí”, cuenta el afectado. Antes de ponerle nombre a la enfermedad, su mujer – antigua trabajadora en un hospital y sin duda la persona que más tiempo pasa con él – llevaba tiempo sospechando que algo le ocurría a su marido. “Iba con el brazo derecho muy pegado al cuerpo y tenía síntomas de rigidez, pero en un principio se negaba a ir al médico”, cuenta María.

Pese a la negativa del afectado en un principio, la insistencia de su mujer y un episodio en el que sus manos no dejaban de temblar en un momento de enfado le dieron el impulso definitivo para aclarar el diagnóstico. “En un principio él no era partidario ni de contárselo al resto de la familia ni de acudir a ningún sitio como esta asociación”, explica su esposa. Pero fue precisamente María quien un día hablando con su quiosquero conoció Asociación Párkinson Aparkam y se lo comentó a su marido: “Al final me decidí a venir y ha sido una experiencia muy buena, porque conoces gente que al final es una prolongación de la familia y además tienes algo en que emplear la cabeza que no sea solo la enfermedad”, detalla Francisco. 

En Asociación Parkinson Aparkam, además de terapias sanitarias, se ofrecen grupos de apoyo tanto a pacientes como a familiares y cuidadores. En estas sesiones, se abordan cuestiones sobre síntomas, experiencias y emociones relacionados con el Párkinson, además de todo lo que vayan sugiriendo los participantes cada día. “La primera reunión que vine aquí cada uno expuso su caso y cuando empecé a hablar me sorprendí a mi mismo contando lo que no le había contado a nadie antes”, cuenta Francisco.

Según cuentan Francisco y su mujer, en un principio no verbalizaban nada sobre la enfermedad e intentaban que “estuviera a un lado”. Pero, tras el paso del tiempo y de hablar con su entorno de la situación gracias a la asociación, “ahora ha cambiado”.  El apoyo mutuo es clave a la hora de enfrentarse al diagnóstico del Párkinson, tal y como explica el propio socio: “Siento que la enfermedad avanza más lentamente que si estuviera solo. Yo tengo la suerte de tener la mujer y la hija que tengo y me han allanado mucho el camino”.

María por su parte además cuenta con el apoyo de sus hermanos en la actualidad, y en un primer momento con la que fue su compañera de trabajo Catalina. “Hace poco que ha fallecido, pero con ella hablaba mucho de la enfermedad ya que la veía a diario”, explica la esposa. Aunque el diagnóstico, según cuenta, se viva en ocasiones “con bajón” hay que “aprender a vivir el día a día”. Una premisa que su marido Francisco también lleva por bandera: “Hay que afrontarlo con serenidad y sobre todo tirar para adelante”, afirma el socio.

La Danza como terapia: así es una clase desde dentro

A paso ligero, como casi creando una pequeña coreografía con los pies, la profesora Guillermina Bedoya ha entrado esta mañana a la sede de Alcorcón para impartir su clase de Danza. “¡Perdonad, había mucho tráfico!”, ha exclamado mientras caminaba hacia el Salón de Actos del Hotel de Asociaciones y saludaba a los socios y socias que estaban allí preparados para dejar guiar su cuerpo al ritmo de la música.

La coreografía llevada a cabo durante esta clase en Alcorcón es nueva, pero incorpora pasos ya practicados en sesiones anteriores, y busca crear un paralelismo con lo que es en sí la propia danza: un impulso para seguir adelante. “Vamos a comenzar sentados, con uno de vosotros como apesadumbrado, y cuando empiece la música quiero que vayamos a él y le animemos a seguir nuestros pasos”, explicaba la profesora mientras replicaba los pasos que iban a componer el baile.

Sentados en sillas frente a Guillermina, los socios y socias asistentes  a la clase comenzaron a imitar sus movimientos. Primero, agitando el tronco de atrás adelante, luego los brazos de arriba a abajo y por último las piernas y los pies guiados por el compás de las guitarras de la música de fondo. A través de estos pasos, los afectados por la enfermedad de Párkinson pueden combatir algunos de los síntomas motores más comunes de la enfermedad, como la falta de coordinación o la rigidez.

Además de ayudar a la movilidad de los afectados por Párkinson, la Danza es una sesión terapéutica que consigue que los socios y socias disfruten de nuevas formas de interacción social a la vez que mejoran su ánimo. Y es que la música traspasa barreras que a veces parecen infranqueables, y durante el rato que dura la sesión los asistentes olvidan las limitaciones propias de la enfermedad para centrarse en divertirse siguiendo la melodía. 

El baile desarrollado durante esta mañana estaba compuesto por cuatro actos: dos de ellos con los participantes sentados, sacando sus mejores pasos al ritmo de la guitarra, y otros dos con los bailarines ya de pie fusionando movimientos de flamenco y cabaret. “¡Hay que ponerse muy sexys!”, decía la profesora mientras describía los pasos. “Pues claro que nos ponemos sexys”, respondió riendo la socia Pepa a la vez que hablaba de que – eso sí – si tenían que vestirse acorde al cabaret “ponerse el liguero es muy complicado”.

“¡No es tan complicado!”, replicaba entre risas la también socia Rosario, mientras movía los pies con tanto ritmo como dudas. “Me parece que estoy yendo al revés”, comentó mientras Guillermina le indicaba que el movimiento del pie era al lado contrario. Rufino, Avelina  y el resto de socios asistentes a la sesión han logrado aprender mucho de esta nueva coreografía, pese a que en ocasiones manifestaban perderse en los pasos. “Cuando eso ocurra: improvisad ¡La vida es puro teatro!”, alentaba la profesora mientras daba por finalizada la clase de Danza.